FOCO 32 > ÍNDICE > ARTÍCULOS

 

CULTURAS

Por Oscar Gimenez

 

Un experto en el tema indígena en su paso por El Bolsón

Dr. Rodolfo Casamiquela

 

El Dr. Rodolfo Casamiquela visitó El Bolsón, en el marco de charlas denominadas “Los que siguen el rastro” En entrevista para Foco, el experto en temas indígenas comentó su actividad.

RC.: Toda la vida me he interesado en los temas indígenas de la Patagonia, las dos vocaciones nacen en Jacobacci. De pibe, de pantalón corto llevaba fósiles al museo de Buenos Aires y de pibe, también le preguntaba a mi padre, que quería decir Huahuel Niyeu, que era el nombre de Jacobacci cuando nací.

De ahí empezó, el museo nació cuando tenía 16, es decir hace 55 años. Salvo el de Bariloche es el más antiguo de toda la Patagonia. Lo cual revela lo joven que es la Patagonia.

Foco: ¿Habla la lengua Tehuelche?

RC.:  Soy pronunciante de la lengua Tehuelche, porque nunca oí un diálogo. Cuando arribé a ese mundo en extinción logré contactar con el último hablante que quedaba, que era un ciego que no se movía, en Gan Gan, en el corazón del Chubut. La lengua había dejado de circular en el año 20 más o menos y estábamos en el 53, así es que este hombre se dio cuenta de su papel, e iba resucitando la lengua anualmente, hasta que pude hacer una gramática, perfeccionada que la voy a republicar este año, agregándole todos los textos antiguos que existen con su fonética restituida, va a ir con un compacto con la pronunciación, como un gran homenaje al pueblo que fue.

Foco: ¿Qué pasó con los Tehuelches?

RC.:  Este pueblo que se fue disolviendo en las dos culturas dominantes, por un lado la Araucana - Mapuche y por otro la criolla.

Ningún pueblo desaparece, se van mestizando. El primer mestizaje es cultural, casi paralelamente genético, entonces la altísima estatura de los Tehuelches se fue atenuando, la lengua empezó a ser paralelizada por la lengua Mapuche, la gran lengua andina, que en la discusión con el blanco pasó al frente como una selección natural y para el negocio con el blanco tiene otras posibilidades. La lengua del Tehuelche es inmejorable para la caza del guanaco, porque son pueblos de otra cultura.

Con la lengua vino la religión. Los nombres de personas. Los más grandes caciques Tehuelches como Sayhueque por ejemplo, es palabra Mapuche o Curruhuinca o Nahuel Pan o Nahuelquir. Aquí en Cushamen, el más grande cacique de todos los tiempos es Yanquetruz, nombre Mapuche, que sin embargo fue un Tehuelche puro que fue el único capaz de ser rival de Calfucurá.

Sayhueque, en su casa siguió hablando tehuelche hasta sus últimos días y usando quillango. Mi maestro de la lengua Tehuelche lo conoció a Sayhueque porque él muere en el 1903 y mi maestro era del año 1870, así es que durante algunos años lo trató, lo conoció.

Sayhueque con quillango Tehuelche, saludaba a su madre o a su padre en esta lengua y luego con sus caciques y de poncho tejido, hablaba en Mapuche y cuando llegaba Perito Moreno, se ponía botas europeas y hablaba en español y también hablaba el Tehuelche meridional.

Hay un relato de Pietrobelli -el pionero italiano, que fundó Comodoro Rivadavia- que estaba buscando una colonia y el consejo que le dio Sayhueque, en el año 1900, lo toma con admiración, porque inmediatamente le sugería en donde hacer una colonia. Eso que eran indígenas nómades. De un origen paleolítico, de cazador,  pero que había pasado por un tamiz de contactos con otros pueblos.

 

Pinturas Rupestres

Foco: ¿Las pinturas rupestres que se encuentran en la comarca, se sabe que origen tienen?

RC.:  El estilo que se encuentra aquí, que es denominado de Greca, laberintos, de caminos perdidos, dicen los arqueólogos, porque a veces son rectilíneos, como grupos de matras dentro de los tejidos, que abarcan a veces un metro y medio a dos metros en una barda. Porque siempre se hacen en bardas. Eso es centralmente Tehuelche y es fácil saberlo  porque la expansión de ese estilo surge justo en el área entre el río Chubut y el Negro - Limay, que era la patria de los Tehuelches Septentrionales. Ahí es el foco. Ideas que llegan de alguna parte, las toman los hechiceros y las transmiten en forma de un estilo, con la técnica de la pintura y de ahí se difunde al ámbito pampeano, hacia Santa Cruz, etc... pero menos, porque la concentración es en toda esta zona.

Acá había otros pueblos, de hábitat de canoas, que venían desde Chile, cruzaban la cordillera continuamente  y dentro del bosque, como límite. Porque los Tehuelches entraban al bosque, pero muy poco, porque era el mundo de los malos espíritus, eran de la estepa, es decir de la meseta. Estos indígenas tenían contacto con los Tehuelches, se mezclaban, se casaban, guerreaban, los esclavizaban. Poco a poco los fueron aculturando y desaparecieron absorbidos. Pero mientras tanto habían adquirido la religión y la transmitían a través del arte. Por eso se encuentra arte en los lagos. ¿Sabe porque no había Tehuelches acá? Si está lloviendo todo el tiempo, no podrían vivir de ningún modo acá. Son pueblos de lo seco. De la meseta, boleadores de guanacos.

Foco: Mencionó que los Onas son ¿Tehuelches qué viven en la isla grande?

RC.: Efectivamente, pero en la meseta. Vivían en el Lago Fagnano, porque ahí había guanacos en el bosque. El guanaco es de la meseta, pero en algunas partes se adapta. Cruzar la cordillera, para ir a hablar con los Yámanas al Beagle, era rarísimo.    

Los Tehuelches aunque llegaban al mar, no comían pescado, porque su alimentación era en base a guanaco y avestruz. Cada pueblo tiene su énfasis en elementos culturales, que no cambia. Tiene tabúes, por ejemplo, el pecarí era un mito y no se comía. El lobo marino, no se comía. En cambio los pueblos del mar, comían puramente Lobos marinos. 

 

Museo

Foco: Respecto a concentrar elementos en la creación de un museo ¿Qué le parece?

RC.: Me gustó toda la vida el tema de los museos. Por un lado son una forma de atraer al visitante y exponerle algo de la región, desde luego se puede hacer un museo de muchas cosas, puede ser de estampillas, de medallas, pero normalmente se muestra algún aspecto de la cultura regional. Entonces es una ventana para mostrar al público de una manera ágil, atractiva, algunas cosas. El museo por otra parte, es el centro condensador. Es decir que todo objeto que anda en las casas o por ahí va a parar al museo de algún modo, si hay un Director activo, con ganas, con personalidad y va rescatando las cosas que se perderían. Se entera que hay una excavación y se ha encontrado un hueso, allá va, si se entera que están haciendo un pozo también va. Esa es la clave, tener el museo funcionando a jóvenes trabajando, un buen lugar para el depósito, un lugar de estudio desde luego y ojalá, parte de la exhibición, la proyección a través de los medios de comunicación y las publicaciones.

Foco: ¿Qué le pareció la convocatoria a esta charla en El Bolsón?

RC.:  Para mí fue una gran sorpresa, por un lado convocar a tres personas así. A Juárez no lo conocía, más que de mentas. El otro es mi mejor amigo de toda la vida -por don Elías Chucair, que finalmente no pudo estar presente por un problema de salud-.

Por otra parte lo que me impresionó es la convocatoria, porque había un conjunto de gente de Bariloche muy grande. Estaba el Director de Cultura de Pilcaniyeu, con otra chica, había gente de Esquel, como también de Lago Puelo, lo que indica que estuvo bien organizado y les puede servir de experiencia para otras cosas parecidas a estas.

Desde El Bolsón se puede proyectar también. Después quedaron cosas como la de hacer el museo local. Siempre la gente recibe una especie de inyección, sobre todo gente grande, que seguimos en la brecha con tanta pasión, que ha sido la clave de nuestras vidas. Primero la pasión y después no ha sido más que sarna con gusto.

Rodolfo Casamiquela, un experto en comunicar el saber profundo de las huellas de los antepasados, que poblaron esta Patagonia, que muchos desean conocer.